A pesar de que el año pasado los consumidores de Gran Bretaña ayudaron a impulsar la economía del país a un mejor desempeño que el esperado, actualmente el gasto sigue siendo el más débil en seis años. El dato fue difundido por la consultora GfK.

La primera ministra Teresa May no ve con claridad cómo enfretar la ruptura con la Comunidad Europea.

Según recientes encuestas, los minoristas son los más afectados por la incertidumbre económica del Reino Unido, ya que las familias evitaron hacer grandes compras.

La medida del sentimiento general del consumidor de la consultora GfK se mantuvo en menos 13 por tercer mes en abril, cerca de su nivel más bajo desde 2013. Por su parte, un informe de Lloyds mostró que el optimismo comercial entre los minoristas también disminuyó.

Si bien los británicos estaban un poco más seguros de la situación económica general durante el próximo año, se mostraron menos optimistas sobre su propia situación financiera personal y dijeron que tenían menos probabilidades de realizar compras importantes, aseguró la empresa.

Los encuestados de GfK también reportaron la mayor caída en la motivación para ahorrar dinero desde el referéndum Brexit, sugiriendo que los presupuestos familiares pueden estar bajo presión a pesar de los aumentos de salarios reales en los últimos meses La caída en el índice de compras principales “sugiere más desafíos en el futuro cercano, al menos para el futuro El sector de ventas minoristas”, dijo Joe Staton, director de estrategia de clientes de GfK.

La confianza entre los minoristas también se hundió en abril, ante la tendencia al aumento de la confianza en las empresas de fabricación, construcción y servicios, según el informe de Lloyds. La encuesta de 1.200 empresas del grupo bancario mostró un aumento general en el optimismo, aunque se mantiene por debajo de los niveles a largo plazo.

Las vacaciones de Semana Santa no proporcionaron un impulso a los asediados grandes almacenes, que registraron sus peores ventas netas de ventas minoristas este año, según la Confederación de la Industria Británica de la cadena Debenhams que anunció la semana pasada planes para cerrar hasta 22 tiendas el próximo año y reducir las rentas en otros, en un intento por mantenerse a flote.

Sin embargo, no todas las empresas están sintiendo el malestar. Las ventas minoristas en el Reino Unido aumentaron por tercer mes consecutivo en marzo, impulsadas por las compras en línea y comestibles.
—————————————————
Sourcing Journal / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil