El Gobierno francés está trabajando en una ley que prohibirá a la industria de la moda destruir las prendas no vendidas con el objetivo de avanzar hacia una industria de la moda más sostenible. Esta legislación esta en línea con el proyecto de la Unión Europea creó en 2015 el European Clothing Action Plan, que trata de ser una hoja de ruta para mejorar las prácticas del ciclo de vida de los productos textiles.

Las marcas y retailers que operen en Francia ya no podrán deshacerse de las prendas no vendidas, sin tener en cuenta el cuidado del medioambiente. La medida regulatoria está actualmente en fase de estudio final y se espera que se apruebe antes de fin de año. La información fue difundida por el Women’s Wear Daily y recogida en varios medios como El País, The World News y Diario Correo.

Según dichos medios, “la iniciativa parte de la Secretaría de Estado del Ministerio de Transición Ecológica”. El instigador es, concretamente, el secretario Brune Poirson. La idea inicial surgió en 2018 de la mano del primer ministro Edouard Philippe.

El stock sobrante representa costos para la industria de la moda. Con tal de reducirlos, las empresas se deshacen de los excedentes mediante prácticas muy agresivas para el medioambiente: destruyéndolas o quemándolas. Esto, además ser trágico para el ambiente, muestra también una actitud francamente aberrante frente a las necesidades de millones de personas que carecen de dinero para vestir dignamente.

Según datos difundidos por El País, “en verano del año pasado Burberry destruyó productos valorados en unos 32 millones de euros”. A pesar de que la compañía intentó justificar la quema asegurando que la energía generada se alimenaba y reutilizaba, finalmente acabó con esta práctica. Otro caso es el de H&M, que debido a un exceso de producción “acumuló en 2018 una cantidad de ropa con un valor superior a 3.400 millones de euros”. Además “parte de esas prendas se terminó quemando”.

Aunque la de Francia sea la primera legislación en esta materia llevada a cabo por un país, la Unión Europea es la verdadera pionera. “En 2015, la UE creó el llamado European Clothing Action Plan. Se trata de una hoja de ruta que pretende mejorar las prácticas del ciclo, desde la obtención de fibras hasta el consumo, pasando por la producción o el reciclaje”. En total, se destinaron 3,6 millones de euros a dicho plan.
——————————————–
Pinker Moda / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil