Industria confeccionista en México.

El pasado lunes 27 de agosto, los gobiernos de México y de Estados Unidos anunciaron un principio de acuerdo comercial para la firma de un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN (o NAFTA, en inglés). Inmediatamente la industria textil confeccionista rechazó algunos cambios y advirtió sobre peligros que acechan al sector.

La prensa mexicana comenta que con las nuevas condiciones que se fijaron, en el acuerdo comercial entre México y Estados Unidos, la industria textil y de confección mexicana deberá adaptarse a reglas “más restrictivas”. Sin embargo, suponen que también se abre la oportunidad de que se impongan controles en las aduanas, que mitiguen la entrada de productos subvaluados de Asia a México.

José Cohen, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex) de México.

Consultado sobre el acuerdo José Cohen Sitton, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), afirmó que se tendrán que utilizar más fibras y telas producidas en la región, lo que abre un área de oportunidad para que los industriales mexicanos se sumen a la cadena de proveeduría.

Sin embargo no todo lo acordado entre los gobiernos de México y Estados Unidos para lograr una nueva versión del TLCAN conforma a la industria mexicana. Los equipos negociadores acordaron que los paquetes enviados por servicio de mensajería entre estas naciones y con mercancías no mayores a US$ 100, no pagarán impuestos en la aduana. Lo que representa una amenaza para el sector textil, de confección y comercializadoras de México.

José Cohen Sitton expresó la preocupación del sector. Destacó que “esta franquicia aplica a todo tipo de compras -catálogo, teléfono, encargo-, no es cierto que sólo aplique a compras por internet. Tampoco estará limitado el número de transacciones por persona, es decir que una persona puede pedir 100 paquetes de US$ 100. Ahí está el problema”, explicó.

Para Manuel Díaz, presidente de Seko Logistics, una agencia especializada en comercio y logística internacional, esto representa una competencia desleal para productores y comercializadores en México. Detalla que para operar formalmente dentro del país deben cumplir con normatividades, además de que pagan impuestos por producción y venta de productos.

En la actualidad esta franquicia o de ‘minimis’ (pequeñas cosas) es de US$ 50 en México, y en Canadá de 20 dólares canadienses. Cuando inició la renegociación del TLCAN, Estados Unidos pedía que se ampliara a US$ 800, pero Canadá y México se negaron.

Según Cohen Sitton, esto implica un riesgo para toda la cadena de la industria de la moda -fabricantes de insumos, telas, ropa y dueños de tiendas-. Esta disposición no limita el ingreso de insumos, ya que “se puede traer una cantidad significativa de insumos en un paquete de 100 dólares”, explicó.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El presidente de la Canaintex asegura que esta nueva disposición, que se aplicaría cuando entre en vigor la nueva versión del TLCAN 2.0 o del acuerdo bilateral entre México y Estados Unidos, se prestaría a la subvaluación de productos en la aduana.

Al respecto Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), consideró que ante esta ampliación del ingreso de ‘minimis’, será necesario que la aduana de México refuerce sus medidas de revisión de paquetes y declaraciones de mercancías. Aseguran que es preciso “evitar que ingresen al país productos por debajo de su precio real”.

“Nuestra postura era que se mantuviera en US$ 50. Ya que se ha ampliado este límite, lo que hemos pedido al gobierno mexicano es que haga un anuncio de que se aplicarán más declaraciones en aduanas, para que se cumpla con la cuota de US$ 100, que no se engañe trayendo más mercancía, y así tener una competencia equilibrada”, agregó Castañón.
—————————————————————–
Expansión / Primera Página / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con CueroAmérica: contacto@cueroamerica.com