Los grandes minoristas de venta online de indumentaria no siempre reconocen que el sistema tiene grandes dificultades y que la realidad del sistema es diferente a cómo fue pensado. El creciente costo de las devoluciones está cuestionando el negocio y consumiendo el dinero de los respectivos inversores. Se creó un portal que dice que puede ayudar a aminorar las pérdidas, pero parece no ser una solución sino apenas un paliativo.

La comodidad de los consumidores, y muchas veces el abuso de las bondades del sistema, esta generando en las compañías enormes stocks de productos devueltos. Los stocks aumentan y esto produce distorsiones en los mercados, quita certeza a los precios y pone en riesgo la imagen de las marcas. Es decir que da enormes dolores de cabeza y complicaciones también a las fábricas.

Este cambio en el sistema genera que las ventas en las tiendas caigan fuertemente y que, por lo tanto, algunas deban cerrar. De este modo las fábricas pierden la posibilidad de tener una cartera de clientes amplia y atomizada, que impide perder poder de negociación ante grandes compradores.

Pero los más importante es demasiadas veces las ventas online terminan en un gran ida y vuelta, porque los consumidores encargan 5 prendas o pares de zapatos, para luego comprar uno solo artículo y devolviendo el resto. Los que regresan –además de aumentar los costos de logística- pasan a otra categoría y ya no se vuelven a ofrecer por ese canal.

La alarma sonó cuando la Federación Nacional de Venta Minorista de los Estados Unidos detalló que la cantidad de productos devueltos aumentó un 52% de US$ 171.000 millones en 2007 a US$ 260 millones en 2015.

La vuelta de tantos artículos al vendedor genera enormes problemas y pérdidas y pone en jaque al sistema. Por lo tanto, las tiendas online están tratando de resolver este dilema, buscando nuevas formas de manejar esta mercancía.

Howard Rosenberg, fundador de B-Stock Solutions, reconoció que las empresas están perdiendo mucho dinero al manejar estas devoluciones de la misma forma que lo hacían hace 50 años”. El dice que hay formas nuevas y más eficientes, pero sus ideas –que también tienen su costo- no dejan de ser un parche muy relativo para un neumático que sigue perdiendo, y que amenaza dejar a las compañías en el camino.

En general, la reventa de productos es controlada de forma muy estricta y el vendedor, y muchas veces las propias marcas, tratan de definir a quién y dónde se venden los productos, para evitar erosionar la imagen de la imagen empresas y marcas.

Según Howard Rosenberg, “el tema de la mercancía devuelta por sí solo es un dolor de cabeza de US$ 260 mil millones al año para las empresas, por lo que hay una necesidad significativa de soluciones con visión de futuro que impulsan la máxima eficiencia y minimizar el impacto ambiental negativo.

B-Stock Solutions asegura que están “revolucionando la industria de la liquidación mediante el aumento de las tasas de recuperación para los vendedores y compradores, proporcionando un acceso sin precedentes al inventario directamente de los minoristas y fabricantes”.

Son muchos los que están pensando en que se están buscando soluciones para un sistema que funciona en algunos rubros y parece no servir para otros. Y que hay incontables empresas de venta online de indumentaria que están consumiendo los capitales de los inversores, sin poder determinar cuándo comenzarán a dejar de perder dinero.

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con Comunidad Textil: contacto@comunidadtextil.com