La Cámara Colombiana de la Confección y Afines exige a su gobierno el alza de aranceles para frenar la importación de confecciones. Para impulsar y dar fuerza al reclamo llamó a un paro nacional del sector y a una movilización en todas las ciudades del país.

La Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCyA) presentó esta semana la convocatoria oficial a la “Gran movilización nacional por la industria textil”, con el fin de exigir al Gobierno la fijación definitiva del incremento arancelario para las importaciones del Sistema Moda.

Guillermo E. Criado, presidente de la CCCyA.

La movilización que tendrá lugar el 22 de agosto en las principales ciudades del país exige “Aranceles Ya”, con el fin de impulsar el empleo y la industria nacional por encima de la comercialización de prendas extranjeras.

“En 2017 se importaron 584 millones de prendas, mientras en 2018 la cifra se elevó a 675 millones de prendas. A ello se le suma la mercancía que ingresa al país por medios ilícitos como el contrabando o lavado de activos.

El arancel promedio aplicado a todas estas importaciones fue del 13,1 % en 2017 y del 13,5 % en 2018, porcentajes que están muy por debajo de los establecidos por gobiernos de países con vocación textil como México, Ecuador y Brasil cuyos impuestos se elevan entre el 25 % y el 35 %”, informó un vocero de la CCCyA.

El reclamo de la entidad empresaria cuenta con el apoyo de sus miles de afiliados para encontrar soluciones lógicas y viables al conflicto actual de la industria. Según informan sus líderes, la situación atenta contra la continuidad de la industria en el país. “Los textiles extranjeros ingresan al país con precios muy por debajo de nuestros costos de producción y constituyen una competencia desleal con la que no podemos competir”, informó la cámara.

Según CCCyA en Colombia hay más de 70.000 empresas formales de la cadena textil y confección inscritas en las cámaras de comercio del país. Estas empresas generan 600.000 empleos directos (cifras DANE) y cerca de 900.000 informales, y son “organizaciones productivas claves para el florecimiento humano real y el crecimiento económico de nuestra nación”.

En una presentación judicial la entidad afirma que “Colombia ocupa en Latinoamérica el primer lugar en términos de inequidad en la industria del vestido en materia de aranceles para las confecciones importadas provenientes de Asia y África. Durante la vigencia en 2017 solo el 0.8% de las importaciones de prendas de vestir pagaron el arancel máximo permitido por la Organización Mundial de Comercio -OMC-. En el año 2018 se cobró por este concepto el 0.9%, siendo el arancel máximo permitido por la -OMC- es del 40% para la confección importada”.

“Vale resaltar -señala el documento-, que en el año 2017, se importaron 584 millones de prendas y en el 2018, 675 millones. A ello se le suma la mercancía que ingresa al país por medios ilícitos como el contrabando o lavado de activos. El arancel promedio aplicado a todas estas importaciones fue del 13.1% en el 2017 y del 13.5% en el 2018, porcentajes que están muy por debajo de los aranceles establecidos por gobiernos de países con vocación textil como México (25% al 30%), Ecuador (25%) y Brasil (35%), que se ven a sí mismos, como facilitadores de creación de valor y de generación de empleo”.

Los industriales aseguran que “cada día más fábricas apagan máquinas, generando que los empresarios del sector cierren sus empresas y se vayan a comprar en otras latitudes particularmente en Asia y África”.

La CCCyA mantiene su reclamo al Gobierno y advierte que de no tomar medidas en la menor brevedad posible, las consecuencias serían irreparables, pues ya se ha perdido más del 10 % de los empleos textiles del país y la situación sigue agravándose.
————————————————————–
Fashion Network / CCCyA / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil.com