En el pabellón 2 estaba situado el ambicioso stand de Jeanología, donde mostraba el ciclo completo de sus tecnologías, ahora ya completamente circulares. ¿Significa esto que Jeanología dejará de enriquecer su oferta con nuevas soluciones?, le preguntamos a Carmen Silla. En absoluto, es cierto que aquí ofrecemos todas nuestras tecnologías, que cierran ya el ciclo de una producción sostenible del denim, pero hay otros desarrollos que tenemos todavía en el tintero.

La sección del salón dedicada a la impresión textil, en el pabellón 3, creció un 40% respecto a la edición de Milán en 2015. Allí vimos el slogan de un expositor que nos pareció significativo porque refleja el sentimiento actual de este sector: Textile Tradition + Digital Innovation.

La zona dedicada a hilados y tejidos, también en el pabellón 3, en cambio, fue más modesta. No hubo realmente colecciones de hilados y tejidos –nadie lo esperaba-, pero sí soluciones que constituyen la base común para su manufactura. Lo mismo le ocurrió a la de maquinaria para la confección, donde echamos en falta algunas marcas líderes en máquinas de coser. En cambio, hubo mucha tecnología que las irá apartando del primer plano. También vimos soluciones de alta tecnología, que van mucho más allá de la implantación de sensores. Uno de sus expositores – Shenzhen Kuris Technology-, por ejemplo, mostraba el esquema de una fábrica de confección totalmente digitalizada.

También había unos cuantos expositores con sistemas para el corte de tejidos y para el bordado. En cambio, bastante menos con máquinas de cosar. ITMA –nos comentó un representante de la organización- espera que en la edición de 2023 en Milán aumente bastante.

Ya en los pabellones 4 y 5, dedicados respectivamente a tejeduría y no-tejidos. En la sección de maquinaria para no-tejidos vimos a Ramina, un fabricante indio que ofrece fábricas llave en mano para la producción de este tipo de artículos.

Hilatura y punto en los pabellones 6, 7 y 8
En los pabellones 6 y 7, dedicados a hilatura, parecía intuirse la preocupación por la sostenibilidad. En el stand de Starlinger, por ejemplo, vimos un palé de r-poliéster preparado para la demostración de sus máquinas. Destacaba en el entorno el enorme stand de Oerlikon, con todas sus marcas.

También allí estaban los pequeños stands de varias instituciones educativas y tecnológicas, como Eurecat. Y de proveedores de servicios para el sector textil/confección, como Pantone, Veri-Vide, etc.

En los pabellones 8.0 y 8.1 había los enormes stands de los líderes del sector. Entre ellos asomó también Pailung, de Taiwán, que no se dejaba ningunear por sus competidores europeos y japoneses. Entre ellos, podemos mencionar al grupo Lonati, sobre todo con Santoni, Shima Seiki y Karl Mayer, único expositor en cuyo stand vimos una colección de modelos acabados realizados con sus equipos y unas muestras de nuevas tecnologías, como el punto 4D y el encaje digital.

Los eventos paralelos del salón contaron con más de un millar de participantes. Entre ellos destacaron el Foro ITMA-Edana sobre no-tejidos, el Foro de Químicos y Colorantes Textiles, el seminario de Better Cotton Initiative, la conferencia europea de digitalización del textil, el Tex-Summit Global, Planet Textiles, el Foro de SAC (Sustainable Apparel Coalition) y ZDHC (Zero Discharge of Hazardous Components) sobre el Higg Facility Environmental Module (Higg FEM), el Texmeeting de Texfor (sobre el que ya hemos informado), etc.

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil