La Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCYA) informó que las importaciones de textiles crecieron 21,8% en 2018, especialmente por la participación de productos asiáticos y africanos. Los datos marcan también una caída permanente en la producción colombiana de prendas, que llega al 24% en el período 2012 – 2018.
Y esto ha generado cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo.

Uno de los puntos del Plan Nacional de Desarrollo (PND) que más causaron revuelo entre comerciantes e industriales, fueron los artículos que impusieron nuevos aranceles a las importaciones de textiles y confecciones. Para algunos, esto iba a generar un sobrecosto en el precio que pagan los consumidores de la ropa extranjera.

Guillermo Criado, presidente de la Camara Colombiana de las Confecciones y Afines.

Ante la prensa local el presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCCYA), Guillermo Criado, defendió que el Congreso de la República haya aprobado ese artículo, pues “ésta es una medida para equilibrar la balanza de los productores nacionales con la ropa que ingresa, especialmente de países asiáticos”.

Un porcentaje alto de la importación de textiles proviene de países asiáticos y africanos. Más de 70% de esas prendas proviene de países con los cuáles Colombia no mantiene acuerdos comerciales, desequilibrando la balanza comercial.

Los industriales colombianos sostienen que las importaciones provenientes de los países asiáticos están quebrando al sector textil, y le están haciendo mucho daño a otros varios sectores de la economía.

Ahora con el arancel a los productos que ingresan del PND, los importadores han cuestionado esta decisión. Dicen que las prendas aumentarán sus precios. Los industriales sostienen que esta medida afecta únicamente a los países que no tienen acuerdos comerciales con Colombia, por lo tanto el argumento de que subirán los precios al consumidor es mentiroso.

Para hacer un jean, el costo con una tela promedio es $22.350, esta misma prenda de Bangladesh, vale $17.336. Esto con un arancel de 15%. Pero con uno de 37,9%, queda en más de $23.000, sube escasamente.

La industria confeccionista de Colombia explica que los importadores y cierta prensa engañan a la opinión pública, porque dicen defender a los consumidores pero se olvidan de las empresas colombianas que cierran y probablemente no les importen los miles de puesto de trabajo que se pierden.

Según Euromonitor e Inexmoda, el mercado de las confecciones mueven cerca de 16 billones y 18 billones de pesos colombianos al año. Es decir que hay una pelea por el mercado y se asegura que empresarios nacionales que invierten y dan trabajo en Colombia, no van a dejar que les quiten su mercado.

En 2017, se importaron 584 millones de prendas, la mayoría desde países sin acuerdos con Colombia. En 2018, fueron 675 millones de prendas, con un aumento de importaciones del 21,8%, que afectan la producción nacional.

Esto golpea fuertemente al empleo. La participación en la economía del sector textil-confección en 2016 era de 23,7% y en 2017 de 21,5%. En 2018 esta participación se redujo al 20,2% en 2018.

Las cifras que registra la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), muestran que en 2012 la producción del sector textil y confección fue de US$ 5.804 millones y que en 2018 pasó a ser de US$ 4.415 millones. Esto marca una caída del 24%, en apenas seis años.
————————————————
La República / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil