Coincidiendo con el inicio de la temporada de cosecha de cachemira en China, este año la feria Cashmere World se celebró simultáneamente con el APLF 2019 en Hong Kong del 13 al 15 de marzo. Al igual que en otros eventos realizados durante el APLF, la sostenibilidad fue un componente esencial de Cashmere World.

“La cachemira como fibra de lujo merece ser promovida de una manera sostenible y profesional”, insiste Perrine Ardouin, Directora de APLF. La consolidación de la cadena de suministro y la demanda de diseños más creativos son las otras dos tendencias principales que marcaron el evento.

Perrine Ardouin, directora general de la feria APLF.

Recientemente, los gobiernos de China y Mongolia, dos de los principales países productores de la industria de cachemira, emitieron y aplicaron normas de protección ambiental muy estrictas, intensificando el control de las operaciones de producción de cachemira y, posteriormente, disminuyendo el número de cabras reproductoras y de producción de cachemira.

Esta situación provocó un aumento en los precios que se reflejó en Cashmere World. Otro factor que afectó a los precios de la cachemira fue la creciente demanda de cordero en China. Con precios más altos para la carne de cordero, las cabras criadas en busca de fibras fueron sustituidas por las ovejas, lo que redujo la producción de cachemira, de acuerdo con el estudio anual del mercado de cachemira recientemente lanzado por el Grupo Schneider.

La sostenibilidad está en la mente de todos y es de particular importancia para los millennials, que están preocupados por la transparencia de los productos que compran. Esto ha llevado a los fabricantes a comprar cada vez más cachemira directamente de familias nómades sin involucrar a intermediarios. Esto les permite rastrear la cachemira en términos de ubicación y calidad, consolidando así la cadena de suministro.

Calidad, trazabilidad, uso correcto de la tierra y circularidad son todos puntos que la industria debe tener en cuenta. “En China hay una creciente presión para cumplir con los nuevos estándares y puede ser prudente que la industria de la cachemira cree un organismo de la industria, “internacionalmente aceptable”, que establezca estándares y trabaje activamente en su favor”, sugiere Ralph Goodstone, uno de los fundadores del Foro de la Moda Ética.

Otra tendencia clara es la necesidad de diseños más creativos y diversos, junto con el aumento de mezclas de telas y mezclas que se venden en verano y, por lo tanto, extienden la temporada de ventas.

“En el pasado, las marcas solían proporcionar su propio diseño a sus proveedores”, recuerda Mohsin Sheikh de Le Cashmere, fabricante líder de prendas de punto y accesorios de cachemira de alta calidad.

“Hoy en día –agrega-, las marcas esperan que sus proveedores sugieran nuevos diseños creativos y que los proporcionen en cantidades más pequeñas”. Esto representa un desafío para los fabricantes que, a partir de ahora, necesitan estar más orientados a la moda y flexibles en términos de cantidad.
—————————————–
APLF.com / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil