El salón Première Vision New York, como la mayoría de las ferias y las empresas estudian cómo adaptarse al actual clima comercial cambiante y volátil, y la forma de mantener y enriquecer sus servicios de acuerdo a la nuevas necesidades empresarias. Guglielmo Olearo, director de exposiciones internacionales de Première Vision SA, comenta las preocupaciones y propuestas de su empresa.

En una entrevista al finalizar la feria que la empresa realiza en New York, Guglielmo Olearo explica que la empresa continúa con “estrategia, que comenzó hace dos años, que es centrarse en la sostenibilidad y el apoyo a la comunidad local para la fabricación, muy especialmente a jóvenes diseñadores”. Pero no sólo eso.

Guglielmo Olearo, director de exposiciones internacionales de Première Vision S.A.

En esta línea, el embajador de la marca PVNY (Première Vision New York), Ramon Martin, de Tome, presentó esta temporada varias prendas creadas exclusivamente para el salón con telas ecológicas creadas en Italia por Subalpino y fabricadas en Nueva York. La colección también está diseñada para magnificar imágenes positivas de mujeres, a través de la diversidad de edad, característica y forma del cuerpo. “Lo más importante es que todo es sostenible, particularmente los materiales”, dijo Olearo.

Esta vez también se incluyó en Première Vision, una sección dedicada a empresas y diseñadores que forman parte del Consejo de Diseñadores de Moda de America’s Fashion Manufacturing Initiative, que otorga subvenciones a las instalaciones de producción de Nueva York para actualizar equipos y tecnología, ofrecer capacitación a los empleados, contratar consultores de desarrollo de negocios, realizar mejoras de capital en sus instalaciones y cubrir los costos de reubicación dentro de la ciudad de Nueva York.

“El mundo de la moda está cambiando, todavía se está debatiendo para encontrar el modelo correcto, la mejor forma de dirigir un negocio para el futuro, pero también dirigir el negocio correcto para mantener a los clientes”, dijo Olearo. “Hoy en día, en Estados Unidos y Europa, es extremadamente importante comunicar a los consumidores el valor de una marca, ya sea a nivel minorista o en el sitio web de una marca o en las redes sociales”.

Por ejemplo, los problemas ambientales y climáticos están en la mente de los consumidores, particularmente de la generación más joven, señaló elejecutivo, y “los tejidos y las prendas pueden ser responsables de dichos cambios climáticos”, ya sea en la forma en que se fabrican, los materiales que usan o la longevidad de la ropa y la forma en que se desecha.

Si bien todos están de acuerdo en que es importante, la sostenibilidad sigue siendo un tema delicado para muchos en la industria, cuyos productos pueden no cumplir con los estándares de todos. Esto es cierto cuando se trata de materiales y métodos de fabricación.

Según Olearo “algunas empresas pueden ser más sostenibles en sus métodos de teñido o en el consumo de agua, o en la forma en que tratan a sus trabajadores y fábricas”, aunque sus materiales no sean lo que algunos consideran sostenible. Sin embargo, opinó, los problemas reales en la planificación para el futuro son los inciertos climas minoristas y comerciales.

“Cuando miramos al 2018, fue un buen año, pero al final fue duro, a nivel mundial”, dijo. “Cuando miremos el mercado de la moda, 2019 será muy difícil. Si observamos la economía del mercado global, están bien, pero no es excelente. Si nos fijamos en la situación geopolítica, es extremadamente inestable en todo el mundo. La inestabilidad lleva a la falta de confianza, lo que determina falta de inversión”.

Con esos factores en mente, Olearo dijo que las expectativas para la moda y las ferias comerciales como Première Vision deben ajustarse. “Lo escuchamos cuando tenemos discusiones con nuestros expositores” de que sus planes se han visto disminuidos. Hay cambios en los patrones de compra de los consumidores, como el comercio electrónico y las compras más cercanas a las temporadas, lo que dificulta la planificación y afecta el abastecimiento y toda la cadena de valor.

Además, la moda ya no está en la parte superior de la lista de ingresos disponibles, como lo fue hace unos 20 años, después de haber sido superpuesta por la comida, el bienestar, la electrónica y los viajes. “La moda sigue siendo una industria enorme, pero los modelos han cambiado y las empresas tienen que encontrar la mejor manera de enfrentarse con esa realidad”, dijo Olearo.

También lo hizo PV, señaló, que además de crear un lugar para que expositores y visitantes se reunan y hagan negocios, los líderes de la feria comercial todavía están haciendo inversiones y se preguntan sobre el formato correcto para la muestra.

“Quizás los salones en el futuro tengan que ser más interactivos, menos estáticos”, dijo. “Los desfiles de moda siguen siendo una herramienta poderosa en términos de marketing, en términos de comunicación, en términos de optimización de los visitantes. Como un espectáculo líder para el profesional de la moda, Première Vision tiene que ser algo más”.

Esto podría incluir más formas de proporcionar información y presentar temas para discusión, así como obtener más comentarios sobre lo que la gente quiere, ejemplificó. “Los tiempos son difíciles, pero habrá oportunidades para aquellos que sean lo suficientemente inteligentes como para ver hacia dónde va el mundo”, concluyó
————————————————–
Sourcing Journal / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con ComunidadTextil: contacto@comunidadtextil