Algunas de las principales marcas de moda como H&M, Zara / Inditex, ASOS, Levi’s, Tesco, United Colors of Benetton y Burton. Marks & Spencer, Asda, Dockers, Haggar, Next, Debenhams, Matalan y Van Heusen son nombradas en un informe ambiental. Este trabajo revela que, a pesar de la creciente conciencia ambiental, algunas de las marcas de moda más grandes del mundo siguen ignorando que la fabricación de viscosa se realiza a través de un proceso altamente contaminante.

Changing Markets Foundation lanzó una investigación sobre la producción de esta fibra hecha por el hombre, que es ampliamente utilizada en la cadena de suministro textil. Se encontró que las fábricas de Indonesia, China e India están vertiendo aguas residuales altamente tóxicas en las vías fluviales locales, destruyendo la vida marina y exponiendo a los trabajadores y las poblaciones locales a productos químicos nocivos.

Además, la investigación reveló vínculos entre las fábricas contaminantes y las principales marcas de moda como H&M, Zara / Inditex, ASOS, Levi’s, Tesco, United Colors of Benetton y Burton. Marks & Spencer, Asda, Dockers, Haggar, Next, Debenhams, Matalan y Van Heusen también fueron nombrados en el informe.

Según Changing Markets, H&M está comprando directamente de siete de las fábricas contaminantes investigadas y Zara/Inditex de cuatro de ellas.

Un técnico toma muestras de agua de una zanja en el lado norte de la planta Shandong Helón

“Este informe revela que algunas de las marcas más grandes del mundo están haciendo ‘la vista gorda’ a las prácticas cuestionables dentro de sus cadenas de suministro. Con la contaminación del agua siendo cada vez más reconocida como un gran riesgo empresarial, el cambio a procesos de producción más sostenibles debería ser alto en las agendas de los minoristas”, dice el gerente de campaña de Changing Markets, Natasha Hurley.

“Changing Markets está invitando a minoristas y marcas a implementar una estricta política de cero contaminación, con auditorías regulares de los proveedores para asegurar que cumplan con altos estándares de producción”, añade Hurley.

En algunas áreas visitadas para la investigación, se sospecha que la contaminación por la fabricación de viscosa está detrás de la creciente incidencia de cáncer, y los aldeanos han dejado de beber el agua del pozo por temor al efecto que tendrá en la salud de sus familias. Las fábricas también están destruyendo muchos medios de subsistencia tradicionales, con pescadores locales gravemente afectados.

Las muestras de agua tomadas de fuera de las plantas de viscosa Sateri en China superaron severamente los límites admisibles de zinc

Se prevé que el mercado de fibras discontinuas de viscosa crecerá de 13.450 millones de dólares (12.021 millones de euros) en 2016 a 16.780 millones de dólares (14.998 millones de euros) en 2021. Según Changing Markets, el mercado está muy concentrado, con 11 empresas controlando el 75% de la producción mundial de viscosa. Esto significa que un esfuerzo concertado de los minoristas podría lograr un cambio determinante.

“Con un pequeño grupo de solo once empresas que controlan el 75% de la producción global de viscosa, existe una clara oportunidad para un cambio rápido y transformacional en todo el sector. El momento de actuar es ahora”, expresa Hurley.

La organización instó a los fabricantes de viscosa a avanzar hacia un sistema de bucle cerrado para que los productos químicos utilizados en la producción de viscosa no escapen al medio ambiente.
———————————————–
Fashio Network / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con Comunidad Textil: contacto@comunidadtextil.com