Debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, las marcas internacionales están comenzando a dejar China. Muchas empresas de indumentaria y calzado buscan producir en otros países asiáticos más competitivos y se instalan en países como Camboya y Vietnam.

El proceso de deslocalización tiene ya varios años. Sin embargo, el conflicto recrudeció en julio cuando Estados Unidos impuso tarifas del 25% a las importaciones de China en diversos productos.

La Asociación de las Industrias de la Moda de Estados Unidos realizó un estudio donde encontró que el 67% de las empresas que compran a China reducirán sus pedidos en valor y volumen en los próximos dos años.

Kaing Monika, directivo de la Asociación de los Productores de Indumentaria de Camboya (GMAC).

Por su parte, Kaing Monika, directivo de la Asociación de los Productores de Indumentaria de Camboya (GMAC), declaró que “la guerra comercial impactará en la confianza de los inversores en China y los hará considerar la relocalización en otros países de la región. La producción de artículos de viaje continuará alejándose de China y puede ser una oportunidad para Camboya”.

Monika agregó que los crecientes costos laborales y las fuertes regulaciones de China, como las ambientales, también harán que más fábricas abandonen a este país, pudiendo nuevamente beneficiar a Camboya.

Marcas de calzado, como Steve Madden, ya comenzaron a instalar fábricas en Camboya. Tapestry, el grupo dueño de empresas como Coach y Kate Spade, también disminuyó sus operaciones en China y las aumentó en Vietnam. Vera Bradley, la compañía de equipaje y carteras, ya anuncio su proyecto de mover su producción de China a Camboya.
—————————————————–
Apparel Resources / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con CueroAmérica: contacto@cueroamerica.com