La industria de la moda se encuentra en una constante renovación. Estos últimos años la carrera ha mezclado tecnología e innovación con sostenibilidad, en un mundo donde cada vez más hay ropa que se desecha y que causa contaminación de numerosas maneras. Por otra parte el denim, siempre vigente y ultra resistente, tiene un proceso que es uno de los más contaminantes.

Según un estudio realizado en 2014 por la Agencia de Medio Ambiente y control de Energía de Francia (ADEME), este textil requiere de grandes cantidades de químicos y agua en el proceso de fabricación lo que provoca además doce kilogramos de dióxido de carbono, diez kilogramos de colorantes y químicos y una contaminación más grave realizada por un químico de teñido, el Reactivo Blue 19 que según la Agencia permanece activo en el ambiente por unos 45 años.

Poco a poco, mientras la sostenibilidad comenzó a abrirse paso con fuerza en el mundo de la moda, diferentes organizaciones comenzaron a evaluar de qué forma podían cambiar este paradigma de contaminación sin tener que renunciar a un textil básico y universal como el denim.

Surgieron movimientos que ayudan a garantizar la sostenibilidad del algodón así como consultoras y compañías que se enfocan en buscar soluciones de alta tecnología como la convención Denim Premiére Vision y las empresas Denim City, Jeanologia entre otros.

El público exige más y más responsabilidad a las compañías que se dedican a elaborar prendas de vestir y la necesidad de cambio hace que hoy las marcas avancen hacia la sostenibilidad. Y no sólo en lo que es el daño medioambiental, también ha sido cuestionado el trato injusto, que se registra en algunos países, a los trabajadores de la industria textil.

Diversas organizaciones no gubernamentales demandan una revisión de procesos a diferentes empresas textiles. En el caso de Levi’s, la empresa se vio obligada a evaluar sus procesos de producción para buscar soluciones viables. Así inició con una fuerte campaña de reciclado y fabricación de jeans sostenibles realizados con un 29 por ciento de material reciclable en alianza con Ecocycle.

Ahora, la firma es una de las compañías textiles mejor evaluadas por el Sustainable Cotton Ranking, un estudio, realizado con el esfuerzo de la WWF y la Pesticide Action Network UK (PAN UK) que revela años tras año su lista de compañías comprometidas con el uso de algodón sostenible. Usar algodón responsable abarca un uso limitado o nulo de pesticidas en los campos de cultivo, erradicar el uso excesivo de agua y garantizar un ambiente sano y digno a los trabajadores del algodón.

Para lograr este objetivo, Levi’s también se unió con la compañía española Jeanología, cuya especialidad es el denim. La compañía ofrece soluciones para reducir la contaminación proveniente del denim con máquinas especializadas en láser, acabados, ahorro de agua, energía y mucho más.

En la actualidad la compañía produce “más del 35% de los 5.000 millones de jeans producidos cada año en el mundo”, incluyendo los de marcas como Diesel, H&M, Replay, Abercrombie & Fitch, Target y Zara, por mencionar algunas marcas.

Otra marca que decidió cambiar sus métodos de elaboración de vaqueros fue G Star Raw. En los últimos años han creado diferentes fibras de materiales sostenibles entre ellos la Bionic eco-thread de Bionic Yarn, realizada con botellas de plástico producto de limpieza oceánica.

También en primavera/verano 2018 la firma lanzó los G-Star Elwood RFTPi que están elaborados con 100% algodón orgánico totalmente libre de fertilizantes sintéticos o pesticidas tóxicos. Cabe destacar que la primera tanda de denim ha sido certificada Cradle to Cradle Gold Level.

En este sentido, Frouke Bruinsma, Director de Responsabilidad Corporativa de G-Star Raw expresó en un comunicado de la firma, “casi todo el mundo tiene un par de jeans en su armario. Como un jugador clave en este mercado, G-Star Raw asume la responsabilidad de liderar con el ejemplo en la promoción de la innovación sostenible del denim (…) Nuestra nueva tela de mezclilla y su proceso índigo revolucionario se convertirá en una fuente abierta para el resto de la industria para su uso”.

También la marca House of Denim es una propuesta que busca innovar la forma en la que se fabrica y tiñe el denim. La empresa, a través de Denim City, informa a diferentes confeccionistas a evitar desperdicios y a mejorar procesos de producción.

La empresa tiene además de la escuela una tienda, un laboratorio de lavado, un workshop y archivo de denim que puede ser utilizado para investigaciones e inspiración. Harm Magis, director del instituto Denim City explicó que el mayor objetivo de la entidad es ser un ‘club’ para la industria’. Un espacio para el intercambio de ideas y de conocimiento para alcanzar el objetivo mayor: hacer de la industria de los jeans una industria ética.

Cada una de estas compañías aporta así poco a poco al panorama mundial. El denim es uno de los textiles que van más adelantados en cuanto a desarrollo y mejora gracias a la enorme demanda en las últimas décadas. No solo las marcas antes mencionadas están en búsqueda de un mejor modelo de fabricación del textil, hay muchas otras compañías, grandes y pequeñas que ya están cambiando su forma de elaboración. Pero en definitiva, esto solo es el inicio de un gran cambio.

Gracias a las presiones de diferentes organizaciones y personas para tener una industria textil limpia y responsable han surgido marcas e ideas que están en camino de revolucionar el denim. Sin embargo, aún queda mucho por recorrer y por supuesto mucho que enmendar de toda la contaminación sin medida que se ha hecho durante años, en todo el mundo.
———————————————–
FashionUnited / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con CueroAmérica: contacto@cueroamerica.com