Guillermo Criado, Junta Directiva de la Cámara de la Confección; Jorge Mattos, presidente de Neos Moda y Enrique Gómez, gerente de Ramasu

Un grupo de empresarios textiles y confeccionistas de Colombia pidió al gobierno que tome medidas respaldo para impulsar al sector. Dicen que su industria podrían convertirse rápidamente en una de las mayores generadoras de empleo y divisas.

Un grupo de empresarios le está pidiendo al Gobierno que tome medidas para impulsar al sector. Consideran que o se le da un impulso que le permitiría ser un sector pujante de la economía colombiana, ser una de las mayores generadoras de empleo y divisas. De lo contrario, en muy poco tiempo habrá tocado fondo.

Un grupo representativo de empresarios de la confección le planteó al Gobierno un paquete de medidas con el fin de que el sector aproveche lo que considera “excelentes condiciones que se están presentando”, para consolidar a esta industria y convertirla en una fuente de empleo y desarrollo en muchas regiones del país.

Los empresarios que están llevando el mensaje al gobierno nacional son Guillermo Criado, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y gerente comercial de Pat Primo; Jorge Mattos, presidente de Neos Moda, y Enrique Gómez, gerente de Ramasu, todas compañías del sector de confecciones.

Fábrica de confecciones en Colombia

El paquete de medidas que están solicitando incluye: imponer un arancel de 40% para la importación de productos textiles; un IVA diferencial de 5% para las confecciones; reducir el arancel de 10% a 5% para los hilados y establecer monotributo para el sector textil.

Según Enrique Gómez, la importancia del sector es evidente, pues genera cerca de 1,8 millones de empleos, 90% de los cuales están ocupados por cabezas de familia, esto significa que el impacto positivo llega a más personas. Por eso es necesario implementar nuevas medidas para impulsar la producción textil y confeccionista de Colombia.

Los empresarios destacaron que las medidas que ya ha adoptado el Gobierno han tenido un efecto importante. Por ejemplo la oferta de prendas de contrabando, especialmente de China, se ha reducido y esto permitió aprovechar mejor la temporada de fin de año.

Sin embargo, advirtieron, que “así como las medidas hacen reaccionar favorablemente el mercado, su desmonte también genera efectos negativos”, agregó Gómez. Por eso hizo énfasis en que estas nuevas medidas deben complementar las otras que se han adoptado, como los aranceles definidos a través del decreto 074 de 2013 y las medidas conocidas como “viacrucis aduanero”. Éstas han permitido combatir de mejor forma el ingreso al país de prendas de contrabando.

Por su parte Jorge Mattos explicó que los empresarios del sector se están moviendo en busca de consolidar una industria confeccionista de talla mundial. Para él, prueba de ello es su proyecto Neos Moda, un edificio dedicado exclusivamente a las marcas colombianas de confecciones. “Queremos dignificar las marcas colombianas y darle una casa a la moda nacional, una casa que la represente con altura”, explicó el empresario.

De esta forma puso en evidencia que las confecciones colombianas se están moviendo para salir adelante y que no están apostando simplemente a competir con precios, sino con calidad.

Por su parte, Guillermo Criado aseguró que si el Gobierno decide buscar un sector al cual impulsar para generar empleos de manera rápida, debe mirar a las confecciones y los textiles. “Podemos convertirnos en un sector tan grande como el de café”, dijo.

Para todos ellos, las empresas de esta industria responden rápidamente a las medidas de estímulo, pues el proceso de poner a funcionar una planta para la elaboración de prendas de vestir es muy rápido. Además coinciden en señalar que este es un sector que puede capacitar a muchas personas rápidamente, en menos de 3 meses, y llevarlas al mercado laboral. Si a esto se le suma que el tipo de cambio llegó a niveles aceptables para generar competitividad en los precios de las prendas colombianas, la oportunidad está dada para que el sector se dispare.

“Colombia tiene todas las condiciones para ganar en exportaciones: diseñadores, textiles y confecciones. Con la participación decidida de Gobierno y empresarios el futuro es extraordinario”, comentó Criado.

Expresaron que se necesita, primero, consolidar la presencia local y para ellos, aún hay demasiadas dudas sobre el futuro de la industria, pues el contrabando sigue siendo un problema de raíz, junto con la competencia de otras industrias como la de China o Vietnam donde los costos de mano de obra son una décima parte de los costos en Colombia.

Por eso, para los empresarios es claro que el Gobierno debe garantizar que las condiciones del mercado local sean mejores y superar los problemas internos para poder pensar en exportar.
————————————
Dinero / Comunidad Textil

————————————————————————————————————————————

Para comunicarse con CueroAmérica: contacto@cueroamerica.com